El “un millón de gracias” ya no alcanza ni para un favorcito de pena baja.

Roberto Mateu @roberto